Puede ser un primer plano de una persona y gato
Donde estará mi Mini…? YA HACE UN AÑO QUE ESTOY SIN ELLA….
Puede ser una imagen en blanco y negro de gato y al aire libre
ÁMENLO COMO ELLOS NOS AMAN A NOSOTROS…

Lobo ArroyoCOLORES DE MÉXICO Y EL MUNDO 🇲🇽🌎

A9ylear a Solasns22 l9175i:d209  · La vuelvo a publicar , por el puro gusto…Leningrado.ESTE GATO SALVO DEL HAMBRE A SU FAMILIA HUMANA. «Mi abuela siempre decía que ella, mi madre y yo, su hija, sobrevivimos al duro bloqueo y al hambre sólo gracias a nuestro gato Vaska. Si no fuera por este animal pelirrojo, mi hija, mi nieta y yo habríamos muerto de hambre como muchos otros. Todos los días Vaska salía a cazar y mi abuela preparaba un guiso con lo que traía. Al mismo tiempo, el gato siempre se sentaba cerca y esperaba la comida, y por la noche los tres nos tumbábamos bajo una manta y él nos calentaba. Sintío el bombardeo mucho antes de que se anunciara el ataque aéreo, empezó a dar vueltas y a maullar lastimosamente, mi abuela consiguió recoger las cosas, el agua, a mi madre, el gato y salir corriendo de la casa. Cuando huimos al refugio, como un miembro más de la familia, lo arrastraron con ellos y vigilaron que no se lo llevaran y se lo comieran. El hambre era terrible. Vaska estaba flaco y hambriento como todos los demás. Durante todo el invierno y hasta la primavera, mi abuela recogía migas para los pájaros, y a partir de la primavera se iban de caza con el gato. Mi abuela echaba migas y se sentaba con Vaska en la emboscada, su salto era siempre sorprendentemente preciso y rápido. Vaska estaba hambriento como nosotros y no tenía suficiente fuerza para quedarse con el pájaro. Atrapaba un pájaro y mi abuela salia corriendo de los arbustos y le ayudaba. Así, desde la primavera hasta el otoño, también comíamos pájaros. Cuando se levantó el bloqueo y apareció más comida, e incluso después de la guerra, mi abuela siempre le daba al gato el mejor trozo. Lo acariciaba cariñosamente, diciéndole: eres nuestro sostén. Vaska murió en 1949, mi abuela lo enterró en el cementerio y, para que la tumba no fuera pisoteada, puso una cruz y escribió Vasily Bugrov. Luego mi madre puso a mi abuela al lado del gato, y después enterré a mi madre también allí. Así que los tres yacen detrás de la misma valla, como en la guerra, bajo una misma manta». Foto ilustrativa. Fuente: Svetlana Alexiévich. Últimos testigos. Los niños de la Segunda Guerra Mundial. Auuuu

Puede ser un primer plano de gato
error: El contenido de Luz Dorada está protegido