Seleccionar página

Por esas fechas cuando se escuchaba esta preciosa canción yo era una adolescente y me recorría todas las ferias de los pueblos de alrededor y mo me perdía ni una ! me encantaban los «jubileos» de Montellano y me lo pasaba muy bien en casa de los amigos de mis padres, yo era muy qieroda por todos y aún me emociono al recordar a ellos, ya no están por aquí, pero sí en mi corazón dónde estarán siempre, al final unos con otros estábamos metidos en familia sin ser familia, éramos mucha juventud y con unas ganas locas de vivir…!

Fui muy feliz en aquellos junileos de Montellano, mis dobrinos aún ni existían, hoy, precisamente, mi sobrino Ignacio se ha ido a pasar el día con sus amigos al pueblo de su madre, Montellano ! Quien le iba a decir a Ignacio que iba a vivir en Bornos ? lo veo poco porque está muy ocupado con tanto trabajo, pero es un gran chico, honesto, de grandes valores y extraordinario trabajador, con mi sobrino Andres pasa lo mismo, no me extraña que haya llegado tan lejos en el Banco BBV y todo lo que aún le queda por llegar, por ahora es un alto cargo y todo conseguido por él y son presinciones, así que como él no lo dice, lo digo yo, con o sin su permiso, que para eso soy su tía y me siento muy orgullosa de él y también de mi Ignacio, que sus padres , mis hermanos, los bendigan desde donde quieran que esten . Yo seguiré recordando aquellos jubileos y también esta canción que me cantaban cuando me iba para Londres, cuando huía de casa…

RÍO DE MIS SUEÑOS…

CANASTILLAS DE FLORES ERAN SUS SENDEROS DE SUEÑOS DE COLORES QUE DERRAMABA AL PASAR POR LOS PUEBLOS DE LAS SIERRAS GADITANAS. LAS LUCES DEL ATARDECER LLEGABAN CON GRANDES MANTOS DE AZUL TERCIOPELO BORDADO DE ESTRELLAS, TRAÍA EL PERFUME DE LAS FLORES SILVESTRES Y EL DE LOS JUNCOS DE LAS LAGUNAS CERCANAS.

EN AQUEL ANOCHECER LAS CANTORAS CIGARRAS CANTABAN SOBRE LOS TRILLADOS TRIGOS DE AQUELLAS TIERRAS DORADAS Y LOS GRILLOS COMPETÍAN EN CANTOS CERCA DE LAS CASAS.

PASEABA EL FRESCOR DE LA NOCHE BAJO LA LUNA CLARA Y LAS HIERBAS ERAN SUAVES ALFOMBRAS QUE INVITABAN A DISFRUTAR DE LAS NOCHES VERANIEGAS DE LOS PUEBLOS BLANCOS DE LA SIERRA GADITANA.

LAS CASAS BLANCAS SE CONVERTIAN EN ALEGRÍA ALREDEDOR DE AQUELLAS MULLIDAS HIERBAS Y DE LA HERMOSA PISCINA DONDE NIÑOS Y MAYORES SE REFRESCABAN…

DESDE ALGUNOS MIRADORES SE PODÍA ADMIRAR EL RÍO DE LUZ DE LUNA QUE LO GUARDABA EN SU RECORRIDO POR LAS DEHESAS DE LENTISCOS Y JARAS QUE PARECÍAN JIGANTES GUARDANDO EL CAMINO DE AQUEL RÍO DE PLATA…

error: El contenido de Luz Dorada está protegido