ALGO HA SALIDO…

¿Que podría hoy contar? No hay muchas cosas importantes por aquí…

La lluvia se hace esperar, así que esperemos que no venga hasta octubre, ya que quedan las ferias de por estos pueblos,  en Espera el Cristo, en Bornos su feria que comienza mañana, luego llega la de Villamartín y más tarde la de Arcos…!!Las personas tienen ganas de divertirse y olvidar tristezas y desalientos, no importa que escasee el dinero, lo importante es «mover los panderos » bailando sevillanas y pasodobles, hoy se enciende el alumbrado y aquellos que son socios, van a las casetas y se » “jartán” de comer»  de cantar y bailar….

A mí me gusta otras clases de diversiones en estos momentos, diversiones más relajadas y tranquilas, pienso que eso lo da la edad, como el sarampión…! Realmente me gusta la feria cuando voy con buenos y grandes amigos, reuniones animadas y de toda la vida, ahora no hay nadie de aquellos que fueron amigos!! Todos están “esperriádos”, y.. Entonces ¿para que ir a la feria?

Eso no quiere decir que todos los de mi edad sean como yo de «sosos»! Qué va!! Se ven a tantos y tantas disfrutar de esos días. En Bornos las personas son muy feriantes, como todos los de la sierra, y muy bailongas!! !!A mama le encantaba ir a la feria con sus primas y amigas y se sentían «rifadas» entre la amabilidad de todos…

!!Estos días la recuerdo….la recuerdo mucho porque era ella la que me hacía salir…! Bornos desde la carretera parece con su alumbrado un ascua de ardiente fuego bajo la oscuridad de la noche….

Empezando por la izquierda mama, en el centro tía Mary y tía Carmen , la hermana de papa y que tanto me quería y me llamaba, Bicho.

Estén donde estén, esas flores son para las tres. Eran señoras mayores muy divertidas, pero yo diría que la que tenía más marcha de todas era mi madre, que junto con sus primas Guadalupe y María, se iban a la feria, después de tomarse sus medicinas, mamá les daba prisa…! Que cuajo tenéis..! Vamos ya ! Cuando lleguemos ya volverán todos a sus casas…!

Se ponían tibia de todo lo que le ofrecían las personas que las querían, era muy tierno ver aquellas escenas y de como reían entre ellas con su copita de canasta entre sus manos. Cuando yo aparecía a mamá se le iluminaban los ojos de su cara y con una gran sonrisa le decía a todas ! Ya está aquí mi Charin…! —

error: El contenido de Luz Dorada está protegido