AQUEL MARAVILLOSO LUGAR…

Estas melodías tan bonitas creadas por el hombre, me llevan a mi niñez en casa de abuela Rosario con ella y con Dolores,  aquellas largas temporadas que parecían eternas en la mente de una niña como entonces era yo. Recuerdo que cuando Dolores se fue al cielo, intentaron por todos los medios que yo siguiera en casa de abuela, con una señora muy tétrica y delgada, fue en ese momento, creo yo, que saqué mi gran personalidad y comencé a decir !!no!! a todo aquello que no me gustaba y jamás volví a quedarme con mi querida abuela Rosario, aunque jamás dejé de ir y abrazarla y visitarla!!

La pérdida de Dolores, después de tantos años, aún no la tengo superada, no puedo hablar de ella sin llorar!! Para mi ella era muy importante, y a los pocos años me metieron en un horrible internado. Lo más maravilloso que recuerdo de aquella niñez era el campo con mis amigos los Pellizcos, hijos del entregado de la finca aquella de papa, nunca olvido sus caras, sus ojos, sus gestos, sus sonrisas…! Cuando nos íbamos a coger flores y almendras o a jugar en aquella «era» con dos grandes pajares y con grandes naves y una inmensa puerta de hierro verde y un cerrado para los caballos!!

Me encantaba tirarme por aquellos pajares de oros como si fuese un mar dorado ! Nos costaba llegar a la cima, pero llegábamos ! ! y zumba..! de cabeza a la paja!, una y otra vez, las veces que hiciese falta. Quedaba dormida con gran rapidez  porque jamás paraba!! lo que más me gustaba era la fogata que hacían los trabajadores con las retamas de los olivos y saltar entre cantes mágicos sobre aquel fuego que parecía jugar con sus lenguas naranjas acariciando a los niños y bajo el griterío de los mayores!!

María Núñez me hacía solícita una tortilla con los pocos espárragos que le llevaba entre mis manos y yo disfrutaba tomándola con los huevos pequeños que me regalaban de las pequeñas pollitas…

Siempre he dicho, que si alguna vez tengo dinero, compraría «Los Aguaciles» , por lo menos el cortijo y el cerro donde se encuentra orgulloso; me han dicho que esta triste y que llora y que se está cayendo…!!Cuanto lo siento!! !Cuanto daría por volver a verlo junto a mis amigos los Pellizcos!!

Creo que algún día conseguiré ese sueño tan soñado y pasar un día entero junto a ellos….! Mis inolvidables Pellizcos…! Por aquel tiempo se escuchaba a Joselito y su canción Campanera y todas las madres de España querían tener un Joselito…ajjajajajajja

error: El contenido de Luz Dorada está protegido