Catholic.net - La Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen María
Ella se apareció en Lourdes, Ella está siempre con nosotros y nos ayuda cuando estamos tristes, Ella no nos exige, solo nos pide permiso para quererla como tanto nos quiere Ella a nosotros. Es una verdadera Madre, yo no entiendo por qué me quiere, porqué me acepta tal cual soy y me protege tanto, no se enfada conmigo nunca y sonríe cada vez que me ve y le cuento enfadada cosas que no entiendo de algunos y algunas que presumen ser perfectas y buenas, que son dignas de todo y yo le digo a la Madre dice Dios, que ni por un segundo de mi vida, quisiera ser como esas personas, noto y sé que sonríe con tristeza, pero no por mí, yo soy franca y de verdad y no voy de lo que no soy, creo, y entre nosotros, que le agrada mi rebeldía y mi gran amor por Ella. En todas las presentaciones de mis libros Ella estuvo presente, cuando presenté mi primer libro, ella fue la encargada sobre una plaza de dar la bienvenida a todos aquellos que fueron a aquella presentación en Sevilla. Luego llegaron otras en Jerez y con gran alegrías comprobé qué en aquel jardín estaba También Ella, bajo una preciosa gruta con su túnica blanca y su cinturón azul, le recé una salve y me encomendé a Lourdes, su nombre. En cada lugar importante para mí, está Ella dándome ánimo y ahora más que nuca está junto a mi en este despegue que hago, el más importante, aunque todos fueron importantísimos, porque los otros fueron abriendo el camino de mi Luna Rosa qué ella lleva sobre sus manos de madre ! Que buena es Dios mío, y cuanto la quiero…! Es Ella la que me da fuerzas por tantas injusticias que tuve que padecer en mi vida, fuerza y consuelo me regaló regado de mucho amor y fe en Dios y en mi misma ! ! Comenzamos…!
Virgen Inmaculada Concepción 8 de Diciembre | Inmaculada concepcion,  Inmaculada, Inmaculada concepcion de maria
Bendita eres entre todas las mujeres !
error: El contenido de Luz Dorada está protegido