Un domingo muy trabajoso, esperando que baje la luz para poner lavadoras y la luz sube que te sube…! Así que no he tenido más remedio que lavar hoy porque se me estaba formando una montaña de ropa muy grande y si sigo esperando me «ajogo· en ropa…! Luego comida, limpiar casa y lo de siempre ! Un sin parar pidiendo ayuda al cielo…

Me eché en la cama, estaba tan cansada…! pero la manta estaba al sol, me gusta esa manta y no tenía ganas de ir a por otra, así que me eché el salto de cama por las piernas, pero estaba en corriente y no pude aguantar más, así que me levanté…! Que jaleo Dios mío…! hoy me dormiré del tirón…! voy a poneros algo bonito…

Puede ser una ilustración de niño(a)
“—Abuela, ¿cómo se enfrenta el dolor?
—Con las manos, cariño. Si lo haces con la mente el dolor en lugar de suavizarse, se endurece aún más.
—¿Con las manos abuela?
—Sí. Nuestras manos son las antenas de nuestra alma. Si las haces mover cosiendo, cocinando, pintando, tocando o hundiéndolas en la tierra, éstas envían señales de cuidado a la parte más profunda de ti. Y tu alma se tranquiliza porque le estás prestando atención. Así ya no necesita enviarte dolor para que se note (…) Muévelas mi bebé, empieza a crear con ellas y todo dentro de ti se moverá. El dolor no pasará. Pero se convertirá en la mejor obra maestra. Y ya no dolerá más. Porque habrás logrado bordar su esencia”.
✍🏼 Elena Bernabé.

error: El contenido de Luz Dorada está protegido