Buenos medios días…

Buenos medios días…!

Acabo de terminar casi todo, pero el cansancio me dice…! Para ya, Charin ! La comida está casi hecha, me he quedado sin butano, así que mi hermano Javier me lo llevará a la cocina, pesa mucho para mí.

Anoche se fue mi Canuto de «perras» llegó sobre las dos de la madrugada, se «»jartó» de agua y se tiró en su camita y se quedó frito, me miraba muy serio cuando yo le reñía, pero luego se dio la vuelta y se quedó «frito».

En una de las veces que salí a la puerta de casa en su busca vi a un chico que hacía tiempo que no veía, tanto tiempo, que ni lo conocí ! Tan agradable y bueno como siempre…! Iba con su perrito y parecía descubrir mis tristezas, realmente la luz de mis ojos se fue y mi sonrisa ya no existe ! Cuanto te habrán hecho sufrir Charin, tan solo por ser hija de una familia de la que tú eres..!

Mis ojos se humedecieron y afirmé con la cabeza, aquel buen chico me dijo, más o menos ! Hay que seguir, hay que tener esperanzas y nunca se sabe lo que te puede llegar…! — Callé, ya no tengo la ilusión aquella que me hacía tener la alegría que jamás me abandonó y que en estos momentos tampoco existe, lo que aún, gracias a Dios, me queda mi enorme fuerza y el saber dar las gracias a Dios por todo lo bueno y malo que se me presenta, porque de todo se aprende para mejorar, por lo menos en mi caso y aunque me roben mi alegría, quizás vuelva a mi espíritu más adelante y aunque no llegue a ser la misma Charin de antes, pueda recuperar algo de mi misma y de aquel tesoro que Dios me regaló y que las malas personas me quitaron, como fue mi sonrisa, mi alegría, mis ilusiones y sueños, porque como dije antes, las fuerzas aún la conservo, un poco mermadas, pero siguen en mí, al igual que la confianza y el amor a Dios y a la Virgen María. A los que puedo ver en mis sueños cumplidos…!

!Comenzamos !

Quién sabe realmente como soy yo ?
error: El contenido de Luz Dorada está protegido