Puede ser una imagen de 2 personas y personas de pie
Mary Tampakopoulou
Balinese Wedding Dress..

LA ESTRELLA

Caminaba por aquel amanecer de hierbas suaves y frescas, reciente había caído la llovía y las gotas de aguas parecían perlas de cristal, el río estaba como un espejo, y no se movían ni las aves, todo estaba silencioso y las montañas se miraban en el espejo de aquel río que pintaba rosado. Seguí contemplando las montañas envueltas en nubes blancas, todo seguía callado y me gustaba estar sobre ese cielo de Dios en la tierra. Comprobé unos destellos a lo lejos y de pronto me vi a mi misma junto a ellos, a veces olvidaba que era espíritu, que curioso me parecía todo, con tan solo desear algo ! allí estaba al instante…!Aquellos destellos eran de una estrella que se había posado en la cima de la montaña más alta, me parecía que estaba en apuros y me acerqué sin temor alguno a ella…— Puedo ayudarte ? — La estrella parecía cansada y nada contestó , una vez más le pregunté — ¿Te puedo ayudar en algo ?— Vi como de la estrella salía una preciosa joven de ojos oscuros e inmensos y boca carnosa y roja como las cerezas —No, no creo que me puedas ayudar, he perdido el rumbo de mis hermanas por dormilona y luego me entretuve jugando con la osa mayor y el carro, visité cosas hechas por el hombre y por Dios, cosas maravillosas! así qué no las pude seguir y menos aún alcanzar… ! Ya ves que soy un desastre..! pero tenía ganas de ver y conocer esas maravillas y muchas más, por el camino del universo ¿ sabes? he visto tantas cosas hermosas…! — La miré con infinita simpatía, me recordaba a mis años jóvenes cuando pasé por la tierra, todo lo quería ver, saber, tocar…! a pesar de todos los pesares, lo hice y jamás me arrepentí de ello, por lo cual , yo no era una niña normal ! tenía que ser como las demás estrellas…! pero yo no era así ¿ que le iba a ser , Dios mío ? . La estrella caída en la montaña me miró y me preguntó — ¿ que puedo hacer ? — sonreí divertida y le contesté —!! Seguir siendo tú, seguir preguntando y queriendo saber el por qué de las cosas, seguir creciendo en sabiduría, seguir formando tu alma evolutiva, seguir , aunque sea sola, que nunca lo estarás, seguir…!! ¿ para que quieres esas otras estrellas ? ¿ que te aportan ? —- La estrella me miró al decir — Yo las quiero, aunque siempre tienen prisa…— Le contesté animándola — Las prisas no traen nada bueno…— ella siguió cansada y pensativa y yo le hablé de nuevo…–Hay muchas estrellas, pero a veces, no se puede ir con aquellas que nada tienen que ver contigo, hay muchas más que les encanta tus mismos intereses y serán ellas las que te hagan crecer tus alas y te lleven al mundo de la sabiduría y no les importe acompañarte a ese mundo que tanto te gusta, tanto como a ellas ¿ para qué quieres estrellas que te dejan en el camino ? que no les interesan tus sueños y que solo desean relucir ? No te interesan esas estrellas, así que descansa en esa cueva de la montaña, que yo vigilaré tus sueños y al anochecer, te despertaré y te acompañaré por el universo, seguro que encontraremos a otras estrellas…

error: El contenido de Luz Dorada está protegido