Puede ser una imagen de una persona y cielo
MIS TRES AMIGOS QUERIDOS QUE TODOS LOS AÑOS ME VISITAN, MELCHOR, GASPAR Y BALTASAR…

A eso de las cinco de la madrugada los vi aparecer con sus «chubasqueros» y «arreando» a los camellos, su rayo de ilusión llegó a por mí a mi dormitorio junto a un paje — Charin, sus majestades están en la cuadra en el huerto de su casa—

Pero , por qué no han pasado a la casa ? —

Porque en la cuadra están más calentito y quieren que descansen los camellos un rato…—

Bueno, pues vamos…! –Cuando llegue con aquel paje tan lindo los vi resguardados de la lluvia y tomando un buen roscón de reyes…—- ! Ahí llega nuestra eterna niña…! — salté de aquel rayo de ilusión cuando escuché la alegría de ellos y corrí hacias mis tres reyes y los abracé con enorme cariño y les tiré de las barbas…!—Como están mis Reyes Magos de Oriente ? —

Con mucho frío niña y bien mojados con esta lluvia tan impertinente…—

Uno de los pajes encendió un fuego mágico y calentaron una gran olla de chocolate ! que ricura !

Acércate Charin, toma una taza de rico chocolate y un trozo de roscón con nuestro nombre…! —

Gracias Melchor…! tiene una pinta riquísima…! ¿ que tal el viaje de este año para con vuestros niños de la tierra ?

Con mucha tristeza causa del covit, pero gracias a Dios, la ilusión de los niños y mayores sigue intacta —

Baltasar tomó un sorbo de su taza de chocolate y luego me preguntó — No hemos tenido noticias de ti…—

Noticias ? no entiendo lo que quieres decir Baltasar…–

Esperábamos tus deseos de algún que otro regalo —

-Este año, no tengo ganas de nada…–

Esa no es mi Charin…¿ que te ocurre ?– Preguntó Gaspar mientras sus pícaros ojos azules me contemplaban con ternura.

Nada que os pueda preocupar, son cosas mías, pero nada importante, este año lo único que quiero y deseo que se vaya el covit y que mis piernas se me arreglen, que las tengo escacharrada, parezco una muñeca rota, es la secuela del covit, el médico me dijo que se me iría poco a poco, pero me parece a mí, que esto no se va y ….— Las lagrimas inundaron mis ojos y los tres reyes magos me rodearon y Melchor me dijo —No tengas negros pensamientos, porque la luz esstá en ti y en lo que haaces —

No puedo evitarlo, si yo caígo, cáe mi hogar, mi vida, mi hermano y mis perros y gatos, eso me hace sentir mal, ahora puedo llevar mi casa adelante, con dificultad, pero Dios no me deja y vamos para adelante, pero ¿ y si llego a ponerme peor ? —

Eres fuerte y verás como eso no va a suceder, porque el cielo te dará bendiciones y también nosotros, para que eso no suceda, tú sigue escribiendo, verás como todo se soluciona ! seguro…! —

Oye, le podéis decir a Dios que lo quiero mucho y a la santa madre y que no consienta esas cosas….—rompí otra vez a llorar y los reyes magos me tomaron entre sus brazos, recordad que ellos me veían con los ojos del alma y, y para ellos era una niña de siete años aproximadamente — No llores pequeña, aún tienes que hacer muchas cosas en esta vida….—- los miré muy seria a los tres y les dije..—! «Pos» yo estoy ya muy cansada…! — Baltasar me dijo entregándome un trozo de roscón — ! Nada de cansancio…–

comencé a reír cuando un pegote de nata estaba en su nariz y los demás también rieron junto a los pajes, incluidos los camellos –Se está haciendo tarde, ya escampó y la estrella en la que nos vamos este año está apareciendo por allí…! mira que bonita es…!—miré hacía donde Gaspar me señalaba y la vi llena de majestad como iba acercándose al huerto de casa….

Cabéis todos dentro ? — pregunté curiosa y Baltasar me contestó —! Cabría hasta un trasatlántico..! —

No quiero que os vayáis, por favor…—

Debemos irnos, pero que sepas, que este año te dejamos cargadita de bendiciones para que tus sueños se hagan realidad —

Os echaré mucho de menos…! Espero que el próximo año ya no esté por aquí el covit dando la «murga»…— los tres reyes me abrazaron y besaron mis frente y mis manos y Melchor dijo — No dejes de escribir, porque así lo quiere Dios y lleva su nombre limpio y transparente a todos los corazones limpios que te leen en la tierra y quizás también en mundos muy lejanos que ni los hombres conocen, porque la sensibilidad y el saber llegar a las almas, es el don más grande que el cielo concede a muchos de sus hijos para que piensen en Él y en todo lo que nos ama. ¿Hay algo más que desees, querida? —

Sí Melchor, QUIERO SABER OLVIDAR, SAABER SOLTAR Y NO PENSAR EN TODO Y TODAS LAS MALAS PERSONAS QUE TANTO DAÑO ME HICIERON, PORQUE ESO PERTENECE AL PASADO Y EL PASADO PASÓ, NO QUIERO SUFRIR MÁS RECORDANDO COSAS QUE YA NO EXISTEN Y OLVIDAR ME CUESTA.

Melchor pensativo , afirmó con la cabeza varias veces y acto seguido volvió sus pasos hacia mi y beso una vez más mi frente mientras me abrazaba.

Vi aquella estrella de plata abrirse, parecía estar viva, y los reyes magos y su sequito entraron en su vientre de luz mientras el rayo de la ilusión me devolvía a mi cama.

Ya se fue esa sonrisa de mi rostro, en pocos años ha desaparecido mi alegría y mi confianza en todo, menos en mi misma.

error: El contenido de Luz Dorada está protegido