Un buen día con Van Ghog y Gauguin….(Primera parte)

Después de dejarme aquella luz en aquel tiempo tan amado, vi aparecer a lo lejos, por una hermosa colina amarilla, a mis dos amigos. ellos serían en un futuro grandes artistas reconocidos y admirados en el mundo entero, ellos eran Gauguin y Van Ghog, sonreí dichosa al escuchar sus grandes carcajadas, la de Gauguin era tan libre como el viento y la de Van Gohg era como la brisa de aquel valle amarillo salpicado de flores silvestres…! Dos personalidades sorprendentes de frenéticos y maravillosos impulsos..

Me emocioné al ver los cabellos anaranjados de Van, como yo le llamaba, lo cual le hacía mucha gracia, sin embargo, el cabello de Gauguin era tan negro como el cetrino, a veces me encantaba los pañuelos que se amarraba en su cabeza, de coloridos tan vivos como él, algunas vez pensé que Gauguin era coqueto, realmente, lo que no quería era que se le viesen algunas de sus canas, cuando se lo comentaba a Van, nos reíamos de él como solo se ríen algunos amigos de otros, con enorme cariño.

Mis amigos eran estupendos en todos los sentidos, los tres cuando estábamos juntos, nos sentíamos y comprendíamos muy bien. Siempre nos reíamos de aquellos «torpes» que decían que éramos muy difíciles o que estábamos locos… !Los difíciles y los locos eran ellos y sus estúpidas convicciones…! . Corrí hacia mis amigos y los abracé a los dos — ! Que alegría veros…! — Ellos correspondieron felices a mi abrazo y noté su enorme felicidad al verme, yo les ponía contentos.

Van Ghog despeinó mi rebelde flequillo mientras con una enorme

 sonrisa me preguntaba — ¿Que sorpresa nos trae de tu mundo mi pequeña revolucionaria ? – con entusiasmo les dije —! Vengo a haceros una buena paella, me salen muy ricas y quiero que la probéis..! — Realmente lo que yo quería era que comieran, cada vez que los veía al visitarlo en mi luz del tiempo, iba cargada de comida para mi Van y para Gauguin, cuando tenía la suerte de encontrarlos juntos, ya que mi querido Gauguin aparecía y desaparecía como el Guadiana…

ES UN PINTOR MEXICANO AL CUAL ADMIRO MUCHO, PERO NO RECUERDO AHORA SU NOMBRE…!

Los dos sorprendidos se miraron y repitieron a la vez —¿Paelaaa ? ¿ Qué es eso…? — sorprendida de que no supiesen que era una paella les respondí un tanto abrupta — !Vaya tela, que tonto sois los dos…! Es una comida española y originaria de Valencia está que te mueres de buena de lo rica y sabrosa que es…!— Gauguin dijo con sorna bromista, aún no me quiero morir amiga mía, pero si que quiero probar esa comida española..! — mi contestación fue una gran risotada y tomé a mis amigos del brazo y los llevé bajo un árbol, allí estaba todo listo y preparado, solo tuve que echar el arroz al perol , y mientras se hacía la paella les di a probar una tapas de jamón serrano del bueno y unas cervecitas, muy preocupada miré a los ojos de Gauguin , porque se les iban detrás de mi cerveza, que yo ni probaba, así que le dije –Toma la mía también, porque un día es un día, pero no te acostumbres, rieron mis amigos y comenzaron a tomar el buen queso manchego y también el payollo, un queso muy rico y famoso de las sierras de Grazalema de Cadiz. Gauguin y Van Ghog se «jartaron» de todo lo que les pude «acarrear» y feliz grité —!!Ya está la paella…! a comeeer…! — Los dos acercaron sus rostros al enorme perol y volvieron a decir a la vez — ¿Paelaaaa ? ¿Paelaaa ? entre risas y casi gritando de entusiasmo les corregí…—!Paella…!! –

Me alegré mucho de haber llevado un gran sarten, lo que sobrase se lo llevarían todo, más el pan de pueblo y algunos molletes para las mañanas, yo sabía que pasaban necesidades y no quería que las pasasen, así que cada vez que iba a verlos les llevaba muchas cosas para que no pasasen hambre… !Vaya tela el éxito que tuvo la paella ! se hincharon de comer ! y Gauguin no paraba de preguntar— ¿Como la haces ? es una comida exquisita querida Charin — y sonriendo le contestaba –Pues sí que es exquisita amigo Gauguin ¿Sabes? yo antes me quería casar con un cocinero, pero ya no, porque sé cocinar, bueno…más o menos, luego deseé casarme con alguien que me defendiese en la vida, pero ya no, porque he aprendido a defenderme sola, y si me caso en los tiempos que corren , que lo dudo, me gustaría tener un marido para que me llevase a pasear, cenar o almorzar y ver cosas muy bonitas de arte y aprender mucho junto a él, también a través de sus ojos y sabiduría — mis amigos reían mis ocurrencias y decían entre risas…—!Mejor estar sola Charinita…! — les miraba divertida y entre bromas y bromas les respondía —Pues sí, porque ya, se me pasó el arroz y si quiero comer o cenar , me voy sola, además, me gusta estar con vosotros y visitar a Wagner y a otros genios más, así que, cuando aparece mi amada luz del tiempo, para mí, es mejor que tener un buen marido…

Gauguin sonrió divertido y me preguntó con enorme curiosidad –¿Cómo lo haces…? — lo miré y le respondí con otra pregunta — El qué…? — Van contestó por Gauguin — El quiere saber cómo llegas a este tiempo Charin — y asombrando una vez más a los dos les contesté —! Pues no lo sé, solo sé, que cuando veo la luz entro en ella, y como si fuese un taxi, le digo !Vamos a ir a ver a Van Ghog ..! y me traen a estos tiempos, así pasa con otros amigos más que tengo por otros tiempos y lugares…—Los dos me escuchaban emocionados y a la vez preguntaron — ¿Taxi..? ¿Qué es un taxi? — reí infantilmente aquella ignorancia y le comenté lo que era un taxi en estos tiempos, pero que pasados algunos años, también estarían por los cielos. Rieron mis cosas y saqué un buen tocino de cielo de una fiambrera y un merengue, que tanto me gustan a mí, y que también a ellos les gustó mucho.

¿Cómo poder explicarles a aquellos dos extraordinarios pintores llenos de humildad que me habían usurpado mi identidad por codicia y habían sido dueños de mi vida cerca de seis años y que tenía que dar gracias a Dios por haberlos descubiertos y denunciado , y que desde entonces no tenía ordenador, ni teléfono, ni dinero para defenderme, todo estaba manipulado y bien atado ! y me acusaron con malas artes…!No tenía nada que me llevase al mundo de mis amigos del arte y ver sus pinturas, su músicas y esculturas y tantas cosas tan hermosas que nos alimenta el alma…! Qué horror de esas personas que viven a costa de los demás con engaños, y tienen la desfachatez, de ser a la vez prepotentes y te desprestigian y engañan a los demás para que nadie te tome en serio y queden ellos libres con sus basuras acuestas.

Qué grande es la Maldad, es la hija de la ignorancia, pero no más grande que la justicia y el poder supremo de Dios y de la verdad…! ¿ Tendré justicia ? San Miguel Arcángel me la traerá con su espada de poder infinito de las buenas causas y la justicia se hará con Él…!

Se dieren cuenta de aquellos pensamientos por los que tanto sufría — Estas triste pequeña…? — sonreí aquella pregunta y contesté a mis amigos, No, solo pensaba en una pesadilla horrible que tuve con unos seres despreciables…!–

Se arregló todo querida…? –pregunto Gauguin preocupado…! Todo, todo, todo! !Por fin hubo justicia en mi vida y llegó el éxito esperado que pude ver y vivir a través de mi luz del tiempo y de la sabiduría….—

!Cuanto nos alegramos por ti querida nuestra…! —

La tarde se echó encima y la luz apareció en la cima del bajo monte y hasta allí, me acompañaron mis amigos, me llevé de aquel tiempo el perol tan limpio como una patena, eso indicaba que les había encantado mi arroz. Se quedaron con una fiambrera llena de la paella que sobro, también se quedaron con el jamón que y el quesos y también con los ricos dulces que les lleve…— ¿ Taxi…? — preguntaron los dos mirando sin miedo a la luz, y yo con una sonrisa infinita les contesté con inmensa ternura ! — Taxi hasta que vuelva…!— — Que sea pronto querida nuestra —

error: El contenido de Luz Dorada está protegido